Our Camino must go on


lunes, diciembre 29, 2008

Neublu, di pinto diblu


Pues eso, que comienza el viaje de vuelta. De par de manana al aeropuerto de Adelaide y tras un placentero viaje (en el cual no funcionaba el Street Fighter en el monitor del avion,, y mira que queria echar unos vicios) lelgada al aeropuerto de Singapur donde estoy escribiendo en los ordenadores de gratis. Impresionante aeropuerto. Fuera 31 grados y una humedad que te quieres morir que pa eso estamos a pocos kilometros del ecuador.

Sensores en todos los lados. Que vas a cagar y se te olvida darle ala cadena, no te preocupes la cadena se tira sola cuando nota que no estas, o el agua del lavabo se abre solita cuando pones las manos, o las fuentes se enciendes cuando estas cerca, o la cinta estilo escaleras mecanicas pero en horizontal se pone en marcha cuando te subes, etc... estos japos... Esto es como un centro comercial, pero con aviones, que creo que es lo secundario. Hay 6 trenecitos que unen las tres terminales cada 4 minutos y eso que no tardas mas de 10 si vas andando desde una hasta la otra.Luego lo de los peces, mariposas, arboles... hay un estanque con peces, carpas enormes de colores rodeados por arboles naturales y todo a cubierto y rodeado de tiendas de Duty Free. Y si sales por alguna puerta veras que no es una puerta de salida, sino que da a una superhabitacion donde hay nada mas y nada menos que mariposas, muuuchos tipos de mariposas. Singapore is Different.

Desde Singapur, seguiremos informando.

Son las 2:20 de la madrugada en Barcelona, las 10:20 en Singapur y todavía no ha amanecido. Esta noche es mas larga que un día sin pan, bueno con pan y sin pan. Unas 20 horas de noche que no esta mal. Hasta ahora si miro por la ventanilla del avión solo veo negro, y la lucecita del final del ala. Bueno cuando pasamos por nueva Delhi había allí una de luces en kilómetros y kilómetros... imprezionante aunque se veían chiquititas.
Si en el primer avión me cambie de sitio para que estuvieran juntas una madre y su hija en este me he vuelto a cambiar para dejarle dos sitios a una monada de niña (creo que filipina) de 4 primaveras, ella gana, su madre también y yo sigo teniendo ventanilla (no se para que porque no se ve nada) y 2 asientos para desparramarme.

A 10983 metros de altura y en Ucrania sigue informando el reportero del maletero.

Pero bueno, ya en casa todo se ve distinto, a ver ahora que tal van las navidades, el frio y cuanto tardo en cortarme el pelo que esta muuu rubio, pero muuu largo tambien.

1 comentario:

Jezabel dijo...

Amor!!! Lloraste mucho cuando viste desde el avión cómo te alejabas de Oz?? Te lo digo porque a mí me han entrado ganas sólo de leer tu último post... jouuu si es que soy una flojicaaa!!! En fin, un beso y buen viaje de vuelta! Recuerda... Las penas con alcohol son menos penas... (lo digo por las últimas 15 horas de avión, a mí me fue de lujo!!) Muaaaa!