Our Camino must go on


sábado, marzo 15, 2014

Los Timos y los Edificios Chinos


Jodé!! No tenía consciencia del tiempo que llevaba sin actualizar el blog… y es hoy en sábado con día despejado (tanto de nubes como de contaminación, que hay semanas que no se puede ver el sol aunque la predicción del tiempo dice que el día está despejado) cuando uno se despereza un poco…

Importante para los que vengan a Shanghái: informaros sobre el timo del té, la peña está cayendo como moscas. El tema es el siguiente, sales del metro y te encuentras con unos chinos encantadores que te dicen que a ver si les puedes sacar una foto a ellos dos en un fondo horrible, y naturalmente les dices que OK. Son chico-chica (los de la foto, a la derecha, ella va de rosa) que hablan ingles muy bien, que dicen que vienen de vacaciones y que son de la zona rural. Luego hablando hablando comentan que si quieres ir con ellos a dar un paseo, que te enseñarán la ciudad… y al rato que sería bonito ir a ver la ceremonia del té. Vas al bar con ellos (encantadores) y ves que el té cuesta 50 yuanes (unos 6.5 euros). Todo bien, tu encantado, pero a la que te traen la cuenta te soplan los tés de todos y el servicio que suele ser de entre 30-100 euros, así que como te toca pagar lo de todos la broma (acompañada por los gorilas del local) sale por unos 100-300€. Sé de gente que se ha ido sin pagar, pero la gran mayoría cede y suelta la pasta.

A mi me vinieron un par de veces (una vez con un colega alemán y otra con Sabrina) en el mismo sitio, con las mismas excusa de la foto, y si ya la primera me dio mal rollo (un chino yendo a un guiri, amable, con un inglés excelente a pesar de venir de una zona rural, pidiendo una foto con un fondo horrible, a un extranjero cuando se lo podrían pedir en su idioma nativo a cualquiera de las 200 personas por minuto que pasan por delante suya) , la segunda vez vi 100% que era un timo, no sabia cual, así que pregunté un poco y mucha gente me ha comentado de casos.

Esto es una ciudad segura, no se ve delincuencia ni robos a gran escala, pero hay que tener cuidado. Un chino que no te conoce y viene amable a un extranjero viene a por pasta. Pasando de él no suele haber problema. Otro caso es de noche en la zona de extranjeros, no hay ladrones pero hay prostitutas. Vaya solo o acompañado de colegas, la opción es siempre ir con las manos en los bolsillos, porque las putillas se acercan siempre y entre que dicen lo mucho que te quieren y blablablá… las carteras y móviles desaparecen.

Otro punto es el de ir por la calle andando y de repente peña que justito sabe inglés y que se ve a la legua que van a por el guiri ofrezca relojes, bolsos (todo imitación), masajes, sexo… El tema es el siguiente: vas por la calle en una ciudad que apenas conoces, te viene un tío que no conoces que te ofrece mercancía, si la quieres tienes que ir con él por una calle desconocida a un lugar que tampoco conoces, y tampoco sabes quién va a estar detrás de la puerta cuando llegues al sitio. Sé de casos de peña a los que les han desvalijado y otros que han hecho buenos tratos en estos sitios. No se, yo no me la he jugado  ni me la jugaré, pero la gente lo debe hacer, porque gente que te ofrece cosas por la calle de esta forma los hay a miles por Shanghái.
Por aquí casi todo va igual: el riesgo de atropello, la mascarilla de vez en cuando, las ganas de dar patadas a los coches, los codazos al salir del metro (recuerdo que aun debo un post sobre el metro de Shanghái), esconderse detrás del amarillo al cruzar la calle, la comida guarra, el agua corriente guarra, el aire guarro, la gente guarra, los jardos en la calle,…)

El mes pasado nos movimos a unas nuevas oficinas, todo nuevo, el edificio es 100% nuevo, el problema es que no lo parece. Por fuera lo miras y dices: Como mola! Pero una vez dentro ves que todo es una chapuza. Para empezar, las dos primeras semanas ( exterior a 0-5ºC y contaminación en niveles rojos) las pasamos con las ventanas abiertas porque hay una histeria colectiva en China respecto a los productos químicos (como pinturas, pegamentos, colas de los muebles…) porque ha habido gente que ha muerto debido a los vapores de las pinturas, así que dos semanas currando en la oficina con los guantes puestos, el calefactor de casa y el moco colgando.

En una vista general el edificio está bien, pero a la que nos acercamos a los detalles, nos damos cuenta de que los chinos son de hacer las cosas rapidito y mal. Los talleres por ejemplo tienen 2 meses de uso, y parece que sean 5 años: el suelo y las paredes están sucios y desgastados, los enchufes torcidos y mal colocados, el aire acondicionado hace ruido, no todas las luces están conectadas… con esta gente, si no estás encima suya 100% no hay forma de que hagan las cosas.

En la calle siempre hay cosas curiosas que sorprenden, si un día son dos adultos que llevan a 3 niños en una moto, la semana siguiente es un carro tirado por un tío en bici que lleva el volumen de un tráiler en botellas de plástico vacías, y si no son10 obreros arreglando un agujero de la carretera y todos ellos sobando a las 11 de la mañana….

Por lo demás, como ya he dicho, se puede ver el sol otra vez, así que volvemos a jugar con el equipo de la Euskal el campeonatillo de F7, ya se puede empezar a pasear por la ciudad de una manera más tranquila, menos ropa, y también ya planificando viajes de Semana Santa, de verano, de mayo… con ganas también de ir a la boda de la Fufu. Una vez que llegue Semana Santa todo va a ser mucho más fácil. Y también con un poquito de expectación a ver que pasará en Octubre cuando termina mi compromiso por aquí.

Y poco más, ahora bastante trabajo, alguna juerga, algún viaje relámpago, muchas fotos, alguna compra, preparativos para las visitas…
Como alguien me preguntó, estos son los modelos de móviles/tablets chinos que controlo y sé que funcionan muy bien. La verdad que la relación calidad/precio de estas cosas aquí en China es acojonante: http:// mobilakos.webnode.es

A ver si me animo y voy dándole caña al blog poco a poco









viernes, diciembre 06, 2013

Que asco!!

 

Veo que la vagancia se esta apoderando de mí y a este paso no voy a terminar mi crónica de las vacaciones...

 

Pero aqui tenemos ahora otra novedad, que no por conocida deja de ser nauseabunda: no se de donde exactamente sale, y de donde viene ni a donde va, a que dedica sus ratos libres, pero hoy hay en Shanghai una contaminacion en el aire que lo flipas. Desde mi oficina justo veo una silueta de un edificio que no estará a mas de 200 metros de distancia, y la prevision del tiempo da soleado...

 

Pues eso, que asco!

martes, septiembre 24, 2013

OJO AL DATO

 

En el centro de Shanghái, de unos 70km², la densidad de población es de unos 40.000 personas/km². Si lo extrapolamos a Gares, que tiene unos 40km² de término municipal, diríamos que en ese espacio podríamos tener una ciudad de 160.000 habitantes. La segunda ciudad mas poblada del Reino.

 

Pero, en diversas zonas del centro de Shanghái, como por ejemplo donde está mi apartamento, la densidad de población es de unos 160.000 personas/km². Esto es, si llenamos de gente el término de Puente desde Campollano hasta Kalaberagain, tendríamos una ciudad de más de 6 millones de personas!! casi na!

 

Eso sí, las vistas desde Kalaberagain serían únicas abarcando un mar de hormigón y torres…


 

miércoles, septiembre 11, 2013

Visiteando Bangkok




   Llegar a Bangkok, en tren hasta la última estación y de ahí en tuc-tuc hasta el hotel. Pero claro, siendo guiris, llevando la mochila, estando en esta estación y empezando a llover… como que los conductores nos tomaban más todavía como billetes con patas. Al final a base de preguntar a uno y a otro, parar taxis (nadie nos quería poner el taxímetro) pillamos un tuc-tuc. Conocida nuestra situación fue lo más barato que podríamos encontrar. Eso sí, el susto con el móvil no nos lo quita nadie, aunque al final apareció: estaba debajo de mi orondo culazo (uff)….



Pues al fin ya llegamos a Bangkok. El vuelo fue con Sri Lankan Airlines. Tengo que confesar que pensaba que sería una cacota de avión, pero nada más lejos de la realidad. Las cuatro-cinco horas de vuelo fueron en buen avión, la cagada fue el no hacer el check-in online, así que no sentamos en sitios diferentes. Todo no puede ser.


El hotel bien, correcto, suficientemente limpio y con desayuno incluido. Situado en el centro. Ningún lujo pero el precio era bueno (el nombre era algo así como Nuovo Hotel). Con una callecita al lado donde había tienditas y restaurantes en la calle (lo habitual allí) y encontramos uno muy rico. Repetimos casi todos los días porque estaba superbién.

La mañana siguiente, sin forzar a madrugar, empezamos a recorrer la ciudad como me gusta a mí: a pie, con un mapa y con un par de sitios elegidos. De ahí hasta llegar de vuelta al hotel… sobre la marcha, intentando no coger ningún tipo de vehículo. Los que han estado por allí lo han visto, el Palacio Real increíble y templos budistas por todos los lados. Yo era reacio, pero al final entre en el que me propuso Sabrina y mereció la pena. Como volvimos pronto paramos en Kao Shan Road, con gente a punta de pala y ambientazo, pero depende del plan que vayas. Si vas en plan guiri con los colegas a darlo todo, a cervecearte y juntarte con mas guiris, es el sitio ideal, pero si vas de tranqui a darle un poco al rollo Thai… mejor pasando, como lo que hicimos. Eso sí, la vuelta al hotel con un reventón del 15, pero bueno, nada que tras una ducha y una cena no se pueda quitar.


Al día siguiente (13 de Julio, para que veáis que estoy haciendo memoria) bajamos por el rio en barquito público, y por pasarnos de listos nos pasamos de parada. Así que tuvimos que cruzar el rio por un puente y llegar al Wat (perdón, pero soy muy malo para los nombres) andando casi una hora, que entre las paraditas, los templitos y el heladito se hizo corta. Eso sí, Julio en Bangkok es calor que te mueres, así que la botellita de agua en el 7 Eleven no la quita nadie, menos mal que era barata. Y pasada por el mercado de los fines de semana (Chatuchak Market), donde encontramos menos variedad y cosas de lo que esperábamos pero que si que aprovechamos para hacer bien de compras,  y de ahí a la zona XXX de Bangkok, donde los ping-pong show son en cada puerta, y las putillas campan a sus anchas. Curioso, pero nada excepcional. De hecho, los ping-pong shows nos parecieron tan artificiales y hechos para el turisteo que ni entramos.



Y el día siguiente, abandonamos Bangkok y nos dirigimos hacia el Norte, hacia la ciudad antigua de Shukotai. Eso sí, en autobús de lujo por 4 euros (comisión de la agencia incluida).




miércoles, agosto 28, 2013

El comienzo del Verano

Tras Shan Fermín llego el verano, y los sanfermines de verdad, y las fiestas de Puente, y el calor sofocante shanghaines, y las vacaciones, y la playa, y las medusas, y los Budas, y los elefantes, y las tortugas, y los garbanzos, … pero como dijo Jack el Destripador: "Vayamos por partes" 


Tocó celebrar el chupinazo de visita turística por la Perla de Oriente (supongo que lo de Perla de Oriente es porque aquí todo es más caro que en cualquier ciudad asiática o por la pasta que hay y hubo a principios del siglo pasado, vamos, digo yo) tras nosecuantas horas de vuelo y escala en Londres. Lo típico, paseo por el Bund, Nanjing Lu,… y degustación de los famosos dumplings (que ricos) fritos de Yans Dumplings . AAhhh, y los famosos garbanzos de Shanghái, edición limitada, no son fáciles de encontrar  ;)

Además coincidió con la mejor época: 37-40 grados de temperatura, una humedad que ni debajo del agua… conseguimos convertir Shanghai en una sauna, literal. Ponerse una camiseta limpia bajo el aire acondicionado seco y fresco del apartamento, poner un pie en la calle… y tener ganas de subir y encender la secadora de la ropa. Que pasada!


Cada vez me gusta más ir al mercado de las bodas de Shanghái: ese lugar en People's Square que encontramos por casualidad y que se guarda con secreto (People's Square Metro Station, exit 9, go up, turn left, walk 30meters) donde los cientos y cientos de padres de hijos/as solteros se juntan los fines de semana para arreglar citas a sus hijos/as. Hay veces que, aunque seamos guiris, nos viene algún padre interesado en nuestro trabajo, situación… la mejor forma de pedir algo es que el otro no se entere de que lo estas pidiendo. Y el estanque de las flores de loto, es imposible sacarse una foto y que no salgan al menos 20 personas, pero en época de floración esta guapo guapo.

Y por supuesto, pasando de las ofertas de Stinky Winky, el domingo siguiente una visita a una de las zonas de Shanghái que todavía no conocía: Qibao. Qibao es un pequeño pueblo que Shanghái ha absorbido y tiene un canal y un puente, una calle y un templo bastante bonitos. No es el paraíso, pero para pasar una tarde y sacar cuatro fotos, más que suficiente. La cena, en un restaurante rollo años 80 chino que nuestra Fufu encontró/recomendó. Muy bien, llegamos reventados al piso, pero felices y contentos.

 Y el lunes… más turisteo!! Visita a los jardines Yu (a los que no pudimos entrar porque entre la velocidad de la caminata y el parloteo nos los encontramos cerrados) y dumplings (que ricos) al vapor de pork y cangrejito peludo… mmmm que ricos! Y al día siguiente al Mr. Miyagi, a que un chino nos tradujera al chino lo que queríamos cenar, descalzos, pero esta vez sin japoneses al borde del coma etílico apoyados en la barra. Este lugar está perdiendo glamour…


Y así llegamos al día de viaje a Bangkok, las vacaciones habían comenzado, pero como siempre, lo bueno estaba por llegar.