Our Camino must go on


jueves, julio 19, 2012

Castilleando



La verdad que, haciendo cuentas, ya hacía bastante tiempo que no escribía nada. Quizá la falta de sol veraniego alemán me he hecho olvidarme del mundo. En los días que llevo por aquí del mes de julio solamente en 2 o 3 hemos visto el sol unos ratos grandes a pesar de que el cielo siempre tiene nubes, e incluso en esos días no llovió nada. Haremos un poco de memoria.


Era uno de los problemas más grandes que podríamos tener con la visita (de paso) del  adicto al saxo y la maestra del niño pintor: el tiempo. Daban como previsión (la buena, no la de Maldonado) días de sol y nubes, temperatura para llevar chaqueta, y entre 5mm y 10mm de agua por día, que no es mucho, pero sirve para joder la marrana. Llover no llovió, pero digamos que este tiempo no es el habitual de Pamplona en verano. Las visitas superchulas: nuestra muy paciente Stf nos llevo a Cohem y a Burgeltz (ese día si que llovió) y la verdad que las visitas molaron, mejor Cohem por el río, el pueblo… pero encontrar Burgeltz cerca de unas Amanita Phanterina fue toda una sorpresa.

 
El crucerito por al Rhin… bonito, pero algo aburrido según dijeron, y eso que cogimos el crucero (en teoría) más guapo y corto. La falta de paradas en los pueblos y de ambiente en el barco hicieron el resto. Y eso, que esta ribera del río es patrimonio de la UNESCO, hay castillos por todos lados (la mayoría reconstruidos tras la II-GM), los pueblos mantienen parte de sus antiguas murallas, todo es verde… la zona mola, pero igual ese viaje es mas para abuelicos.
 

Eso si, conocieron la Weizenbier, los filetacos del Maximiliams, la salchichaca 30% de grasa… vaya, lo que todo visitante a Alemania debe conocer: Cervecen y Salchichen.

No hay comentarios: